#AdiósALaGuerra: Colombia y las FARC firman el cese al fuego

El Ejecutivo colombiano y la guerrilla de las FARC han firmado el histórico Acuerdo para el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo.

Juan Manuel Santos, presidente del país suramericano, oficializó el fin del conflicto con las FARC en una ceremonia celebrada en el salón de protocolo del Laguito, en La Habana —Cuba—. El acto fue encabezado por el mandatario colombiano, junto al comandante de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, y en su transcurso los representantes de las FARC-EP y el Gobierno firmaron el documento que oficializa el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo.

 

Al evento también asistieron los representantes de los países garantes: Raúl Castro, presidente de Cuba, y Borge Brende, canciller de Noruega. En la firma del acuerdo también estuvieron presentes varios líderes mundiales como Nicolás Maduro (Venezuela), Michelle Bachelet (Chile), Salvador Sánchez (El Salvador) y Danilo Medina (República Dominicana). El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y los presidentes del Consejo de Seguridad y la Asamblea General de esa organización, Mogens Lykketoft y François Delattre, también fueron testigos de la firma, así como los enviados especiales para el proceso de paz de los EEUU, Bernard Aronson, y la Unión Europea, Eamon Gilmore.

“Hoy es un día histórico para nuestro país”, ha declarado el presidente Juan Manuel Santos. Según el mandatario, el acuerdo llena al pueblo de Colombia de fe y esperanza, después de padecer más de 50 años de conflicto y 30 años de intentos de acabar con él. “Colombia se acostumbró a la violencia, con lo que se acaba de firmar, damos vuelta a esta trágica página de la historia”, ha puntualizado Santos.

“Esto significa el fin de las FARC-EP como grupo armado”, ha sentenciado el mandatario colombiano, quien afirmó que el acuerdo “garantiza que habrá paz sólida y definitiva”, algo que dará “tranquilidad a todo Colombia”.

“El acuerdo final lo firmaremos en Colombia”, ha añadido el presidente Santos, antes de agradecer a todos los países su colaboración durante el proceso de paz.

“Que este sea el último día de la guerra”, ha dicho por su parte el jefe máximo de las FARC, Timoleón Jiménez, quien ha aprovechado para recordar el papel jugado por Hugo Chávez en el proceso de paz y ha hablado de su deseo de regresar a la vía pacífica y democrática.

“El fin del conflicto es el punto de partida para que construyamos juntos un país donde haya espacio para todos”, ha precisado el mandatario.

“La paz es posible, ahora vamos a construirla”, fueron las palabras finales del presidente Santos.

 El jefe de las FARC ha recordado que ninguna de las dos partes firmantes del acuerdo ha sido derrotada, por eso se sella no una imposición, sino un acuerdo. Además ha recalcado que las FARC harán política, usando medios legales y pacíficos, porque esa es su “razón de ser”.

“Estamos muy cerca de la firma del acuerdo final que dará inicio a una paz estable y duradera”, ha dicho el jefe guerrillero.

“El proceso de paz no tiene vuelta atrás. La paz será la victoria de Colombia y toda América”, ha declarado Raúl Castro tras la firmas del cese al fuego.

El presidente cubano añadió que la “paz no es utopía, es un derecho de todos los seres humanos, en particular, el derecho a la vida”.

Entre los puntos alcanzados se destacan la creación de 22 zonas de reintegración y 8 campamentos que permitirán a los guerrilleros retornar a la vida civil. Cada una de las zonas será vigilada por una comisión internacional y las partes se han comprometido a terminar el proceso de entrega de las armas en un máximo de 180 días después de la firma del acuerdo. El desarme de las FARC se llevará a cabo en tres pasos: recolección de armas, registro y destrucción.

Igualmente se informó acerca de la creación de “un Mecanismo de Monitoreo y Verificación que será un mecanismo tripartito, integrado por representantes del Gobierno Nacional (Fuerza Pública), de las FARC-EP, y un Componente Internacional consistente en una misión política con observadores no armados de la ONU integrada principalmente por observadores de países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)” que monitoreará y verificará el proceso de entrega de armas.

El hecho histórico fue celebrado por diversas personalidades políticas y organizaciones internacionales:

Ernesto Samper, secretario general de Unasur y presidente de Colombia entre 1994-1998.

Por su parte, las FARC se reunieron antes del encuentro con Ban Ki-moon.

En Colombia, la noticia ha sido recibida con gran alegría. Los colombianos se han concentrado en las principales plazas del país, vestidos de blanco y con banderas, para celebrar lo que ha sido llamado como #elúltimodíadelaguerra

El acuerdo marca el fin de una guerra de más de medio siglo entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Ejecutivo colombiano. Este conflicto, según el Centro de Memoria Histórica, ha causado la muerte de cerca de 220.000 personas, la desaparición de otras 25.000 y el desplazamiento forzado de casi cinco millones de colombianos.

A lo largo de 50 años de enfrentamientos, los distintos actores del conflicto —la guerrilla, el Ejército, la policía y las autodefensas— han cometido delitos que serán juzgados durante el proceso del posconflicto, es decir, una vez firmado el acuerdo de paz. Para esto se ha creado un Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, “con el fin de lograr la mayor satisfacción posible de los derechos de las víctimas, asegurar la rendición de cuentas por lo ocurrido, garantizar la seguridad jurídica de quienes participen en el Sistema Integral y contribuir a garantizar la convivencia, la reconciliación y la no repetición del conflicto y así asegurar la transición del conflicto armado a la paz”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *