Inmigrantes en Viernes Santo: “Trump nos está crucificando”

Varios inmigrantes que residen en Nueva York, Estados Unidos, revivirán el viacrucis para orar contra el ambiente xenófobo y antiinmigrante

Ricardo Pérez no le preocupa el peso de la cruz de 200 libras que deberá cargar hoy en el viacrucis de la iglesia San Pedro de Yonkers, pues su intención es que sirva para enviar un mensaje a la comunidad latina y a los políticos que se disputan la Presidencia de Estados Unidos.

“Me siento orgulloso, de poder vivir ese caminar con Dios, pero ante todo es una penitencia, un sacrificio que no es nada comparado con lo que Dios sufrió ese día, pero con el que quiero pedir que ojalá se haga efectiva una reforma migratoria”.

“Yo en este momento tengo papeles temporales porque soy un ‘dreamer’, y gracias a los beneficios que nos dio el presidente Barack Obama a quienes llegamos aquí siendo niños mi vida ha cambiado, pero mi deseo es que tengamos derechos definitivos para todos”, comentó el mexicano, de 30 años.

Trabajando en la decoracion en la iglesia para la participacion de la procesion de Semana SantaMariela Lombard/El Diario NY.
Mujeres decoran la iglesia para la procesión de Semana Santa. 

“Yo llegué aquí de 14 años, pero me preocupa perder los beneficios que Obama nos dio. Por eso le pido a los que pueden votar, que den un voto responsable y que piensen en nosotros, porque a veces a muchos cuando tienen su residencia y su ciudadanía se les olvida que fueron inmigrantes”.

El viacrucis por no tener papeles lo sienten en carne propia personas como Celestino González, quien abandonó su país en 1998, persiguiendo el sueño americano, y quien ha visto cómo el panorama comienza a tener tintes de pesadilla, donde las cruces que tiene que cargar son más pesadas.

El mexicano afirma que a los abusos laborales de los que ha sido víctima, se suma el discurso amenazante de figuras como Donald Trump, quien ha promovido el odio hacia los indocumentados y Ted Cruz, quien no se queda atrás afirmando que en un eventual gobierno suyo los deportará.

Y entendiendo que la única solución para que su vida y la de los 11 millones de indocumentados dé un vuelco positivo es una reforma migratoria, está listo para cumplir una dura penitencia.

Concepcion Blanco y Ricardo Perez participarán de la procesion. Mariela Lombard/El Diario NY.
Concepción Blanco y Ricardo Pérez participarán de la procesión. 

El trabajador, quien se dedica a la construcción, personificará a Simón de Cirene, quien ayudó al hijo de Dios a cargar la cruz en un tramo. “Esta penitencia la hago con mucho amor, como una buena manera para purgar las faltas y una manera para pedirle a Dios que cese la violencia y la discriminación que hay contra los inmigrantes”, comentó el mexicano, quien a pesar de estar llevando un proceso de ajuste migratorio, aún no ha conseguido sus papeles.

“Soy un ilegal, pero no soy un criminal. Me casé con una ciudadana americana que me está pidiendo, y espero que esta vez si me den la residencia para poder visitar a mi mamá que tiene 80 años”, dijo el indocumentado en medio de lágrimas, pues tiene casi 20 años de no ver a sus familiares.

Por su parte, Fidel Bolaños, quien tiene nueve años viviendo en este país sin papeles, y hará el papel de soldado este Viernes Santo expresó:  “Trump está crucificando a los inmigrantes, pero me aferro a la idea de que nada es eterno y que todo sacrificio tiene una recompensa. Por eso esperamos que haya una reforma migratoria para que podamos vivir en paz y demostrar que no somos una amenaza”.

Cadena de oración para ablandar al magnate

La salvadoreña Concepción Blanco está muy emocionada de poder darle vida A la Virgen María  en este viacrucis, pero más allá de eso dijo que estos días santos son un buen momento para poner en práctica el legado de Cristo.

“Para mí es  un honor hacer este papel, en el cual nuestra madre santísima acompañó a su hijo cuando murió y lo llevaban al calvario, pero también me hace sentir muy triste porque veo cómo muchas personas no entienden que si  Jesús murió en la cruz por nosotros, lo hizo para que fuéramos iguales, no viendo diferencias contra nadie, ni de razas ni colores”.

La inmigrante salvadoreña agregó que aunque hay que ser fiel a las enseñanzas de Jesús, no se puede andar por ahí permitiendo abusos y atropellos.

Y aunque el discurso de odio de Trump ha hecho que muchas personas se sientan atropelladas y que más de uno quiera verlo “crucificado” en las urnas, Concepción confesó que está segura de que hay una manera para que el republicano cambie.

“Lo que nos queda es orar por él, porque creo que de esa manera él puede cambiar su corazón. Por eso le pido a todos que nos unámos en cadena de oración permanente para pedir la intercepción a la madre santísima para que le cambie su corazón”, comentó .

“Tengo fe de que va a ser así, porque si uno de los ladrones que estaba con Jesús cambió, Donald Trump también puede cambiar. Tenemos que ser más humildes, pues si una persona es soberbia y la tratamos con la misma soberbia,  lo que va a pasar es que esa soberbia  aumenta”.

Y aunque el discurso antiinmigrante que hoy reina en muchos lugares del país parece ir ganando  adeptos, la salvadoreña insistió en que es momento para que los latinos se unan.

Con información del DiariodeNY.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *