Impuesto al asfalto y cajeros automáticos en Argentina, genera polémica

El proyecto de la intendencia de la ciudad de La Plata, a cargo de Julio Garro, de la coalición oficialista Cambiemos, de cobrar un impuesto al uso del asfalto y los cajeros automáticos, desató la polémica.

El concejal de Cambiemos, Julio Irurueta, dijo sobre el tema: “respecto a los cajeros automáticos, no es que se quiera cobrar por hacer las colas en el banco. Lo que se va a cobrar es una tasa fija por cada cajero que no le brinde al usuario un lugar donde hacer la fila bajo techo y sin seguridad”.

Explicó que, desde el punto de vista oficial, el proyecto tiene lugar porque “en Argentina estamos viviendo una etapa con un grado de inseguridad muy alto. Buscamos a través de esta medida que quien vaya a hacer uso de los cajeros lo haga en condiciones de seguridad y bajo techo”.

La medida contempla que a cada uno de los cajeros que no brinde estos servicios se le cobrará una tasa fija de 2.500 pesos argentinos por mes, el equivalente a 2.000 dólares anuales.

“Consideramos que el monto que vamos a cobrar no es significativo para los bancos, que son el sector que más dinero ha ganado en los últimos 10 años. Prácticamente no le influye en nada, es cero esto para el banco”, agregó Irurueta, quien además aseguró que los fondos recaudados se utilizarán para brindar un servicio que el banco no está dando.

Se estima que en La Plata, una ciudad de medio millón de habitantes, hay unos 1.000 equipos que expenden dinero. Según una estimación de la Agencia Platense de Recaudación, esta medida afectará a unos 100 o 150, que son aquellos que no disponen de espacio bajo techo ni de personal de custodia contra la inseguridad.

El segundo impuesto que generó controversia, la tasa de asfalto, deberá ser abonado por aquellos que compren vehículos nuevos o usados. Representará el 0,5% del precio del vehículo y, además, incluirá a los motoristas, que tendrán que pagar el impuesto basado en el valor fiscal, en vez del valor por cilindrada, lo que significa que abonarán de tres a cinco cuotas.

“El fondo que se forme con la recaudación va a tener una asignación específica para el mantenimiento de las calles y todo lo que tenga que ver con el señalamiento de la vía pública”, señaló Irurueta, quien además es el presidente de la Comisión donde se gestó el proyecto, que podrá comenzar a funcionar en las próximas semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *